ELLOS Y ELLAS: ¡Viva la diferencia!

 

Hechos:

Los hombre prefieren huir de la autoridad y de la familia. Las mujeres prefieren conectar.

Los hombres están orientados a si mismos. Las mujeres están orientadas a los demás.

Los hombres están orientados a los derechos. Las mujeres están orientadas a la responsabilidad.

Los hombres tienen una perspectiva individual ( el centro es “yo” ). Las mujeres tienen una perspectiva del grupo ( el centro es “nosotros” ).

 

Visión: Hombres, centrada. Mujeres, periférica.

Olfato: Mujeres, mucho y activo. Hombres, menos y poco activo.

Tacto: Mujeres, sensible y activo. Hombres, menos y poco activo.

Oído: Mujeres, umbral de tolerancia al ruido mas alto que el hombre.

Orientación a los demás: Las niñas ponen de manifiesto el doble de contacto ocular que los niños desde los 3 años de edad.

Lenguaje: Las mujeres hablan y escuchan un lenguaje de conexión e intimidad. Los hombres hablan y escuchan un lenguaje de rango e independencia.

 

¿Tiene su negocio clientas?.

¿Compran sus productos las mujeres?.

¿Son para ellas, para sus hijos o para su hogar?.


Incorporar habilidades femeninas al staff ejecutivo es, todavía hoy, una ventaja competitiva.

 

Esta pequeña aportación de evidencias elude intencionadamente todo posicionamiento moral, político y aún ético para centrarse en hechos y en oportunidades.

Se trata de habilidades. Se trata de Recursos Humanos (¡ que nombre mas feo!). Se trata de implementar una de las tareas vitales de un líder: sacar lo mejor de cada uno.

Drucker ha dejado dicho: “No se gestiona a las personas; la tarea es liderarlas. Y la meta es hacer que las cualidades y el saber específico de cada uno sean productivos”.

Y, como viene al pelo, aprovecho para recordar lo que he aprendido, entre otros, de Jack Welch sobre lo que hacen los líderes ( algo mas actual que “el Príncipe” de Maquiavelo):

 

Hacen que un equipo mejore continuamente y aprovechan cualquier encuentro para evaluar,aleccionar y dar confianza a los suyos. De manera creíble, por supuesto.

No solo se aseguran de que todos entienden la visión de la empresa, sino de que la vivan y la respiren.

Se meten en la piel de su gente. Contagian energía y optimismo.

Generan confianza mediante la sinceridad, la transparencia y el buen humor: Son ejemplares.

Tienen el valor de tomar decisiones impopulares, relevando a los demás de la responsabilidad de lo decidido.

Cuestionan e insisten hasta asegurarse de que se responde a sus preguntas con hechos demostrables y cuantificables.

Inspiran el aprendizaje continuo y la autoestima de las personas.

Celebran los triunfos.

Los líderes no roban ideas a su gente.

 

Y esto otro, de cosecha propia:

 

El líder que elije su equipo pensando en “los manejables” reduce drásticamente la capacidad de competir del negocio.

El líder que premia el seguidismo y se revuelve contra los discrepantes, se ataca a sí mismo.

El líder que divide a su gente, acaba vencido.

El líder que piensa que los demás no piensan, está ciego.

El líder que se esconde no es Alfa, es Omega.

 

“Nadie es perfecto”. B. Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *